divendres, 11 de febrer de 2011

Ricard Terre ---- Hoy no voy a poner una de mis fotos

Hoy dedico esta entrada a una de las fotografias que marcan mi recuerdos, y que gracias a esta y algunas otras, formato postal, recogidas y recolectadas en pequeñas tiendas casi olvidadas, fui guardando las imágenes que más me gustaban. (desgraciadamente con la postal de esta foto no se lo que ocurrió, pero hoy en día no se encuentra junto con las otras guardadas ...)

Ricard Terre, un gran fotógrafo, que hasta ahora desconocía todo de él, bueno todo no, su famosa fotografía de la niña de comunión la conocía y además necesitaba encontrarla de nuevo, esta:

Qué decir de esta fotografia, si ella lo dice todo. Algunos pensarán que le faltó sensibilidad y no le importó mostrar un defecto físico en una pequeña niña. A mi desde luego nunca me ha parecido una foto 'grosera', sino que nos muestra con una sinceridad imponente este defecto que no tiene porqué escandalizar a nadie, parece ser que le criticaron mucho la edición de esta foto. Esta niña, medio angel, siempre me ha trasmitido algo muy especial, con su mirada perdida y su entorno, seguramente porque soy niña de la generación que relata esta toma ... no sé.
Lo más importante, es que al encontrar la foto de Ricard Terre, he leído también las citas que acompañaban una de sus exposiciones y que aprovecho para copiaros, no dejéis de leer la preciosa narración que acompaña a la famosa fotografía.
 Textual:
“Mi fotografía siempre se ha situado al lado del ser humano. Nunca, ni siquiera con las fotos mas duras, tuve la intención de provocar ni de escandalizar, sino de llamar a la ternura. Hubo una foto en especial, la niña bizca de primera comunión, que causó escándalo entre mis compañeros fotógrafos, quienes opinaron que abusaba de la tragedia humana. Sin embargo yo siempre defendí esa foto y su sentido profundo, que para mí era muy otro. En la exposición Terré Miserachs Masats, que se hizo en la Sala Aixelà en 1959, presenté esta foto a tamaño natural. El día de la inauguración se me acercó un señor, que se identificó como el doctor Pascual, y ante mi sorpresa formuló el sentido profundo que yo le daba a esa fotografía. “Esa niña no es una bizca, ¡es un ángel!” me dijo. Me contó que tenía una sobrina deficiente, que también iba a hacer la primera comunión, y que deseaba que yo fuera su fotógrafo. Inmediatamente le dije que si… y él, para cerrar el trato, me preguntó cuánto le iba a cobrar. Y le respondí, espontáneamente y casi sin pensar, que mi sueldo sería la operación de la niña bizca. El doctor Pascual aceptó mi propuesta. Y así fue todo: hice las fotos a la sobrina del doctor Pascual, localicé a la niña bizca mediante un reparto de fotografías por las escuelas de Sant Boi, se le hicieron las operaciones para corregir su defecto y, al cabo de unos meses, cuando volví a Barcelona, ya viviendo en Vigo, se presentaron en casa de mis padres, la ya exbizca, vestida con su traje de primera comunión, acompañada por sus padres, que traían un pollo en la mano como obsequio. Esa foto no la hice, pero la conservo en el corazón.” R. Terre.

Mención especial al final de la frase: "Esta foto no la hice, pero la conservo en el corazón" Preciosa sin duda, no os parece?

Otras citas del fotógrafo, que incluyó en la muestra fotográfica:

“Lo que busco en mi fotografía es el espíritu del ser humano, esa esencia fundamental que permanece en el tiempo y que está en todos los lugares. Por eso, no me preocupa el orden cronológico de las fotos ni me paro en ponerles localización. El ser humano es siempre el mismo y mis fotos son intercambiables, las de hace 40 años pueden parecer de ahora mismo y haberlas hecho en Barcelona, en Portugal o en Galicia no las hace diferentes.”

“La belleza, en si misma, no es ningún valor fotográfico. La belleza, como la composición, e incluso la técnica, son elementos que nos sirven para comunicar lo más valioso en fotografía: la emoción y los sentimientos.”

“El hombre se expresa mucho mas directamente en momentos de tensión interior, en los que las preocupaciones y las emociones hablan a través de la piel. Esos momentos en que las emociones se desbordan están unidos por la fuerza que emiten. Esa fuerza expresiva es lo que hace que las fotos de Carnaval puedan parecer de Semana Santa y que los ritos funerarios puedan parecer un Carnaval.”

Todos los modelos y todos los momentos son buenos, todo depende de si está la foto en ellos o no. Tienes que tener la sensibilidad para entrar en el momento de mayor expresividad, pero yo no fabrico la foto; la foto está ahí. La foto la encuentras, no la haces. Es como el torero, que no crea el movimiento del toro, pero lo aprovecha. ¡Hay que estar al quite!


Aprovecho para agradecer a The W Side, de David Airob, blog en el que he encontrado esta estupenda entrada y que me ha hecho vibrar esa fibra interior, la verdad que hacía tiempo iba pensando encontrar un momento para dedicarme a buscar la fotografía de la comunión, incluso en casa hace unos días, charlando con mi hija, habíamos comentado sobre ella. Qué casualidad haber encontrado en su estupendo blog, esta entrada algo atrasadilla.
Por si no conocéis The W Side, os lo recomiendo totalmente: http://www.thewside.com/    estos días, con motivo de los graves disturbios de Egipto, nos ha deleitado con unas excelentes fotografías y comentarios sobre ellas y sobre fotoperiodismo, que no tienen desperdicio. Desde hace tiempo soy seguidora. Os lo recomiendo.

2 comentaris:

  1. Gracias por tus comentarios sobre TWS y sobretodo gracias por difundir el mensaje del Maestro Terre.
    Es necesario que estos escritos estén n el mayor número de sitios posibles.

    ResponElimina
  2. Esta misma tarde e visto una exposición de Ricard Terré y me ha encantado! impresionante :) por suerte lo tenemos hasta septiembre en la Lonja de Zaragoza. En un video-documental cuenta la historia de esa foto que tu comentas, es una historia digna de conocer y de admirar.
    Muy buena idea dedicarle esta entrada a un gran fotógrafo que como el se nombra no fue profesional, aunque en realidad si y mucho! :)

    ResponElimina

Els teus comentaris donen vida al meu bloc.